¿Cómo elaborar un horario de estudio?

¿Cuáles son las características de un buen horario?

Los empachos ante los libros el día antes del examen pasaron a la Historia para siempre. Ahora lo que se impone es la disciplina. Lo que está claro es que cuanto más organizado estés, mejor te van a ir las cosas y más rendimiento vas a sacar a tus períodos de estudio.

Si lo planificas y consigues que estudiar a determinadas horas se convierta en un hábito para ti, tu rendimiento académico se multiplicará por mil y, lo que es todavía mejor, no tendrás que recurrir a los típicos palizones de última hora.

Como mínimo se deben estudiar todos los días de una a dos horas, empleándolas en revisar ejercicios, llevar al día la materia, hacer los deberes, repasar, ojear los temas a explicar en días sucesivos, etc. Aunque la programación diaria debe ser flexible, la programación semanal debe corregir los desajustes y conseguir entre ocho y doce horas semanales de estudio.

Si en tu horario de estudio de un día, por ejemplo el miércoles, ocurre algo en lo que tienes mucho interés, por ejemplo, un partido de fútbol, puedes verlo, pero sabiendo que ese tiempo debes cambiarlo por otro de descanso. Ahora, sólo tendrás que hacer la distribución diaria del tiempo dedicado a cada asignatura, pero teniendo en cuenta que es preferible trabajar cada asignatura todos los días, o en días alternos; esto te permitirá ir al día y hará que te resulte más ameno el tiempo de estudio. También debes procurar dejar unos minutos entre asignatura y asignatura para tu descanso.

Un horario de estudio debe ser:

REALISTA. No se debe hacer en un momento de euforia. Hay que ser realista y calcular el tiempo que necesitas, teniendo en cuenta los tiempos para descansar. Es preferible comenzar con un plan poco ambicioso y después aumentar el nivel de exigencias si fuera necesario.

FLEXIBLE. No debe dificultar los cambios imprevistos. Las circunstancias pueden alterar los planes y, por lo tanto, si no estudias el viernes, puedes recuperarlo el fin de semana.

CONTROLABLE. Debes seguir su cumplimiento para revisarlo si fuera necesario.

PERSONAL. Debe ser tu horario, adaptado a tu forma de ser, a la dificultades de las materias, a tu ritmo de trabajo, a tus horas preferidas para estudiar, etc.

EQUILIBRADO. Tienes que tener en cuenta todos los días de la semana para estudiar, las materias, las dificultades que tienes en ellas, tiempo para descansar y jugar.

ESCRITO. Cuando tengas elaborado tu horario, debes pasarlo a limpio y ponerlo en lugar visible para que puedas comprobar su cumplimiento y disfrutar con la sensación del “trabajo bien hecho”.

¿Cómo te organizas?

No podemos estudiar en un momento u otro de forma arbitraria, sino que es necesario organizarse el tiempo de estudio para que resulte eficaz.

Muy sencillo. Antes de elaborar el horario de estudio debes de hacer un rápido repaso a tu actividad diaria habitual. Haz un recuento de las actividades que desarrollas cotidianamente y valora el tiempo que le dedicas a cada una de ellas.

Haz una relación de las asignaturas que tienes y puntúalas del 0 al 5, según el índice de dificultad que te supone; a mayor dificultad, mayor puntuación. De esta manera sabes que a las asignaturas más difíciles para ti debes dedicarle más tiempo. Si se llevan todas las asignaturas actualizadas, no importa que, ante un examen, se dedique un día entero a repasar esa materia.

En el horario, procura alternar Ciencias/Letras y deja lo más fácil y rutinario para el final y lo más complicado para el principio de las horas de estudio.

No abuses de la tele. Si hay algún programa que quieras ver, inclúyelo en tu horario de estudio como un periodo de descanso.

Si estás inseguro y crees que te faltará fuerza de voluntad, pide a tus padres que te ayuden a cumplir el horario. Tus padres te pueden ayudar también, por ejemplo, tomándote la lección.

No vale decir: Hoy no tengo que estudiar porque los profesores no me pusieron tarea. Seguro que tienes esquemas que hacer, repasar temas difíciles, trabajos pendientes, hacer ejercicios de repaso, leer libros…

Acostúmbrate a usar una agenda y apuntar diariamente las tareas que necesitas realizar.

Evita que tus amigos llamen o te busquen durante el estudio. Diles cuáles son tus ratos de descanso para que jueguen contigo en esos momentos.

¿Cuánto tiempo has de reservar para estudiar?

De 4 a 6 años 15-30 min. /día …………………… 3 ó 4 días/semana.

De 7 a 12 años 1-2 h/día…………………………. 5 días/semana.

De 13 a 18 años 2-3 h/día………………………….5 ó 6 días/semana.

Estas indicaciones pueden variar mucho según tu capacidad, el número de suspensos, la proximidad de los exámenes (en época de exámenes estudia todo lo que sea necesario), etc.

Pase lo que pase NUNCA duermas menos de 8 – 10 horas por la noche. El cansancio te hará rendir menos en los exámenes. Si no tienes tiempo para estudiar, planifícate. No hagas creer a tus padres que eres muy estudioso el día antes del examen o cuando te despiertas temprano por la mañana para poder estudiar.

Por último, planifica el tiempo dejando paréntesis prudenciales para desconectar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s